La persistencia es la clave para perder peso y no recuperarlo

Dominar cualquier nueva habilidad, incluso comer bien y hacer ejercicio, conlleva práctica, señala una experta

3/Ene/12 17:05
aumentar texto    reducir texto
Share to Facebook 0 Share to Twitter 0
More...
Zoom

Perder peso es uno de los propósitos más comunes para el nuevo año, pero cambiar conductas antiguas es una habilidad en sí misma, señala una experta médica.

Para perder el peso excesivo y no recuperarlo, las personas tienen que estar listas para enfrentarse a obstáculos y seguir intentándolo, aseguró la Dra. Jessica Bartfield, especialista en medicina interna y en la pérdida médica de peso del Hospital Conmemorativo Gottlieb, parte del Sistema de Salud de la Universidad de Loyola.

"Las personas necesitan motivación para perder peso, y el año nuevo es una oportunidad para comenzar de cero", comentó Bartfield en un comunicado de prensa de la Loyola. "El cambio conductual es la piedra angular de una pérdida de peso saludable y exitosa, y se tarda unos tres meses en establecer una nueva conducta", apuntó.

"Cuando uno aprende a montar bicicleta, espera caerse un par de veces y está preparado para volver a montar. Para perder peso, hay que tener las mismas expectativas, y planificar para ello", explicó.

Apenas 20 por ciento de los estadounidenses que han intentado perder peso no lo recuperan, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Bartfield ofreció los siguientes consejos para ayudar a revertir esta tendencia y ayudar a las personas a alcanzar y mantener sus metas de pérdida de peso:

- No se salte el desayuno. "Comer en un plazo de una hora de levantarse puede estimular al metabolismo hasta 20 por ciento el resto del día", aseguró Bartfield. "Comer algo es mejor que no comer nada, pero lo ideal es intentar incorporar proteína para obtener combustible duradero".

- Revise su peso semanalmente. "Vigilar el peso semanalmente da una idea bastante exacta de la tendencia del peso, y, lo que es más importante, una detección temprana de cualquier aumento, lo que le permite ajustar las conductas de forma adecuada", señaló Bartfield.

- Haga una hora de ejercicio al día. "Quitar la nieve con pala, pasar la aspiradora, subir las escaleras... no hay que correr como un hámster en una rueda durante 60 minutos. Dé tres paseos de 20 minutos a paso vivo, o acumule una hora de actividades variadas", aconsejó.

- Limite la tele a menos de diez horas por semana. "Muchas personas me dicen que no tienen tiempo para hacer ejercicio, pero cuando les pido que cuenten las horas que se pasan frente a la tele o en internet, pueden hallar tiempo para actividades en que se mueven en lugar de estar sentadas", dijo Bartfield.

- Lleve un registro de la actividad física. "Deje el coche a más distancia, suba por las escaleras, cambie los canales de la tele manualmente. Son formas sencillas de hacer más actividad física, y debe anotarlas según las haga, para mantenerse honesto", dijo Bartfield. "Usar un podómetro puede ayudar a documentar con precisión y darle seguimiento al progreso".

- Controle las calorías. No subestime la cantidad de calorías que consume en cada comida.

- Establezca metas claras y realistas. Evite proponerse metas nebulosas. Los objetivos deben ser específicos y alcanzables. Las personas pueden comenzar intentando perder diez por ciento de su peso corporal, recomendó Bartfield.

- Sea coherente. "Coma a intervalos regulares los siete días de la semana", aconsejó Bartfield. "Ser "bueno" los días de semana y luego hartarse los fines de semana crea un ciclo nocivo que entorpece la pérdida de peso".

- Planifique para las dificultades. "Cuando uno aprende a conducir, un deporte o un instrumento musical, comete errores, y un instructor experimentado (o varios) ayudan a corregir los errores y a evitar que se repitan. Pídale ayuda a un amigo de confianza, o inscríbase en un programa para aprender a dominar las reglas para perder peso", aconsejó Bartfield.

Cuando el que quiere perder peso es un adolescente, los padres deben involucrarse. "Tratar la obesidad infantil y adolescente tiene que ser un esfuerzo familiar. Toda la familia tiene que cambiar de conducta", aseguró. "La investigación muestra que las familias (e incluso las parejas) que cambian conductas juntas son las que tienen más éxito".

Artículo por HealthDay
Contenido Relacionado